Cómo hacer un Plan de Comunicación en Redes Sociales

Hoy en día, nadie en su sano juicio se atrevería a prescindir de las redes sociales como un recurso fundamental para posicionar una marca y aumentar sus ventas. Si hablamos del marketing en redes sociales es ampliamente usada para lograr los objetivos que conllevan a tener un negocio web exitoso: el posicionamiento web, tráfico de calidad, fidelización, mayor conversión, etc.

Pero aunque existe un consenso sobre la pertinencia de estas plataformas de comunicación, su éxito sobre su factibilidad no está decretado, ya que depende de la estrategia de marketing que se implementa a través de ellas. Es por ello que crear un Plan de Social Media es la mayor clave para aprovechar al máximo todas las virtudes de las redes sociales. El marketing en redes sociales es una manera de conseguir posicionamiento orgánico a bajo coste que, de acuerdo a las necesidades específicas, se puede complementar con estrategias de publicidad de pago como Facebook Ads o Google Ads. Si lo que quieres es perfeccionar la estrategia de marketing de tu marca o blog, aquí te vamos a decir cómo hacerlo de la manera más efectiva posible.

¿Qué es un plan de marketing en redes sociales?

También se conoce como Plan Social Media y, es una hoja de ruta que recopila, organiza y evalúa el conjunto de estrategias de marketing dirigidas a posicionar una marca dentro del mundo digital, a través del uso inteligente y sistemático de las plataformas de social media.

Un plan de comunicación en redes sociales debe estar incorporado en el plan de comunicación de la empresa y por prolongación en el plan de marketing del negocio.

Es necesario que estén alineados los objetivos específicos de una estrategia de comunicación en redes sociales con los objetivos generales de la empresa.

Esta herramienta contiene los elementos básicos que sirven de brújula a las distintas fases y acciones que se van a poner en práctica por el community manager o por quien simplemente gestiones las redes sociales de la empresa o sitio web. No obstante, la definición de cada una de las estrategias de marketing amerita seguir un procedimiento ordenado y coherente. Presta toda tu atención y concéntrate en los pasos a seguir para elaborar un social media plan exitoso.

Crear Social Media Plan paso a paso

Para una mayor aclaración, hemos resumido todos los pasos a seguir en cuatro dimensiones para elaborar tu plan de comunicación correctamente. La efectividad de cada una de ellas depende del correcto funcionamiento de la anterior. Ya que el principal objetivo es atraer clientes e incrementar las ventas de tu negocio.

También se debe tener en cuenta el principio de adaptabilidad del plan, ya que este tiene que ser capaz de recibir los ajustes necesarios para adecuarlo a las distintas situaciones que se puedan presentar.

Tal vez en ningún otro lugar se ha establecido un imperio de lo efímero que caracteriza la modernidad como en las redes sociales: las plataformas cambian constantemente o surgen otras nuevas así como las necesidades de comunicación de los usuarios también cambian de la noche a la mañana. Por ello hay que estar en constante renovación.

Por esta razón, los pasos para elaborar Plan de Comunicación digital que presentamos a continuación consta de tres dimensiones que están diseñadas para adaptarse a ese proceso de constante reformulación:

Primera fase: Análisis de situación actual

Toda estrategia de marketing de proyección a futuro debe tener suficientemente claro la situación actual para determinar cuáles con las necesidades que se tienen, así como tener una instantánea de la situación inicial que sirva luego para evaluar la evolución y los resultados alcanzados.

Para ello es fundamental realizar un análisis interno y externo de nuestra situación para ello crearemos un análisis DAFO, mediante el cual analizaremos nuestras debilidades, amenazas, fortalezas, y oportunidades. Esta es la etapa más extensa pero es la base que sirve de soporte para todo lo que viene después.

  1. Auditoría del sitio web y su entorno

Todo comienza con la evaluación de lo que has hecho y de los resultados que se han obtenido. Analizar la situación mediática actual junto con los aciertos y fracasos aporta un panorama inicial que nos señala en líneas generales los caminos que podemos seguir y, la posible forma de transitarlo para llegar al objetivo final.

  • Es conveniente comenzar por: saber cómo está la marca desde el punto de vista del posicionamiento y evaluar cuáles han sido los resultados de las estrategias de marketing que has aplicado antes.

Esto implica ir a todos los rincones del sitio web de forma objetiva y organizada, haciendo uso de las métricas que se consideren pertinente, algunas de las imprescindibles son el ROI, el CTR, el CAC, posicionamiento SEO (puedes usar Search Console Google o SEMrush), ingresos por Google AdSense o nivel de ventas que se hayan conseguido.

  • También es oportuno conocer las estrategias de marketing en medios digitales que está implementando la competencia. Al respecto recomendamos utilizar Buzzsumo, una herramienta con la que puedes conocer de manera confiable la estrategia que sigue la competencia en medios digitales.
  • Hay que tener en cuenta, la investigación del ORM, es decir, la Reputación online que tiene el negocio, la cual se compone por cuatro aspectos que engloban los que se dice de la marca: ¿Qué dicen? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde?
  • Si bien un plan de comunicación digital está enfocado en las estrategias para atraer tráfico al sitio web, no se puede dejar de lado la usabilidad que posee el sitio y su capacidad para ofrecer la mejor experiencia al usuario. De nada sirve traer público al sitio si este no facilita la conversión, para ello se necesita una interfaz amigable, un rendimiento web aceptable y herramientas de atención al cliente efectivas. Tener un sitio optimizado es la otra mitad de esta historia.
  1. Definir objetivos de la campaña

Debe existir plena consonancia entre los objetivos generales del modelo de negocio y los específicos de la campaña, ya que todo lo que ganas debe apuntar a la filosofía de gestión de tu marca.

Obviamente, el objetivo último de la campaña es fortalecer la visibilidad de la marca pero siempre orientado hacia lo que es la razón de ser de la web. Por ejemplo, en el caso de la tienda e-commerce, está visibilidad responde a propósitos como incrementar las ventas, conseguir nuevos clientes, fidelizar, mejorar el embudo de conversión. Debe existir plena pertinencia entre unos y otros.

Del mismo modo, te recomendamos desglosar los objetivos en metas, es decir, colocarle un tiempo determinado de cada una las acciones que se realicen para facilitar su desarrollo. Además es fundamental tener claro los objetivos de nuestro plan de comunicación para ello lo mejor es que nuestros objetivos sean SMART.

Specific (Específico), Measurable (Medible), Achievable (Alcanzable), Relevant (Relevante), Time-bound (Limitado en el tiempo).

Estos objetivos se dividen en dos rangos, en objetivos cuantitativos y cualitativos.

  1. Define tu público objetivo

Con los dos pasos anteriores ya tienes los insumos para dibujar lo que tienes y lo que quieres conseguir, pero esta ecuación no estaría completa si saber a quién vas a dirigir la campaña.

Una de las ventajas del marketing a través de redes sociales es que a través de la segmentación, puedes dirigir los mensajes a un público específico, al público que te interesa. Para ello, se requiere tener bastante claro el buyer persona o público objetivo, es decir, el perfil de los usuarios que pueden convertirse en clientes de forma “más natural”. Por ello cuanto mejor conozcamos a nuestro público más efectiva será nuestra estrategia y además mejor podemos trabajar la fidelización con nuestros clientes potenciales.

El buyer persona, es el público que posee características como gustos, necesidades, hábitos, grupo etario, que lo colocan más cerca del producto o servicio de la marca. Delimitar el público es clave para dirigir todos los esfuerzos solo a potenciales clientes y, en función de ellos, diseñar las estrategias a implementar. Una herramienta efectiva para conocer el perfil de tu comprador ideal es Metricool.

  1. Presupuesto

La cantidad de recursos tanto financieros como técnicos de los que dispongas para llevar adelante la campaña, te van a indicar hasta dónde puedes llegar y las estrategias de marketing que puedes aplicar. Tener en cuenta esto desde los primeros momentos es indispensable para garantizar que tu plan realmente se pueda realizar y saber bien lo que vamos a invertir en cada acción como por ejemplo en Inversión para eventos, publicidad y marketing digital, inversión en recursos humanos…

  1. Selecciona las Redes Sociales

A menudo este es el nudo gordiano de una campaña y el aspecto que más diferencias genera, ya que son tanta las alternativas que existen hoy día que parece difícil escoger. Decimos que parece difícil porque en realidad la respuesta a este dilema viene dada por la definición del buyer persona, debido a que la campaña se debe realizar a través de las plataformas digitales que el público objetivo frecuenta y no otras.

Generalmente, se comete el error de evaluar las ventajas o desventajas de cada una de las redes sociales en sí mismas, olvidando que el centro de toda la operación es el público y ellas son solo el medio para llegar a él. También se requiere evaluar la capacidad de tu equipo de trabajo en la gestión de tales plataformas. Para ello existen herramientas online que nos pueden ayudar a encontrar nuestra comunidad de interés para encontrar nuestros clientes potenciales.

Por ejemplo, en Instagram por lo general hay un gran nicho de mercado joven y su contenido es eminentemente audiovisual en cambio Facebook, está dirigida a un público más variado y general. Otras redes sociales como Linkedin está más dirigida a los negocios B2B, ya que es una red especializada en relaciones profesionales. Por tanto, saber cuáles son las redes sociales más efectivas está supeditado al uso que tus potenciales clientes hagan de ellas y de las capacidades reales de tu equipo de trabajo.

Segunda Fase: Diseño del plan de comunicación

Ya tienes todos los recursos que se necesitan para proceder a elaborar el documento del plan para redes sociales. Ahora, hay que definir la estrategia que vas a implementar.

  1. La estrategia de contenido

Los posibles clientes van a llegar a tu web buscando satisfacer una necesidad, pero no basta con mostrarle el producto o el servicio que ofreces, tienes que ofrecerle contenido de valor que lo haga confiar en ti. Estamos diciendo algo determinante: tu caldo de cultivo son las necesidades de las personas, necesidades que tú les puedes solucionar.

Así mismo, el contenido optimizado es la manera más económica de conseguir posicionamiento orgánico. Por lo que además de la información el contenido debe realizarse teniendo en cuenta las estrategias de posicionamiento SEO y crear un plan de contenidos.

  1. Acciones SMO

Como Social Media Optimization (SMO) se conoce la implementación de un conjunto de técnicas que garanticen la visibilidad, el posicionamiento de las publicaciones a través de las RRSS. Estas son el corazón de toda la estrategia y, las más importantes son:

  • Adaptar el contenido a distintos formatos: videos, presentaciones, infografías, seminario web, etc.
  • Conseguir enlaces externos de autoridad y calidad.
  • Utilizar los botones sociales de las distintas plataformas para difundir contenido de valor.
  • Gestión de las redes sociales de forma inteligente, constante y sistemática.
  • Implementar email marketing como estrategia de captación y fidelización de leads.
  • Ofrecer descargas gratuitas de ebooks, plantillas u otros recursos.
  • Suscribirse a los planes de publicidad de pago de las redes que has seleccionado.

Tercera fase: ejecución del plan

Ya tenemos el documento con las líneas maestras del plan, ahora a ponerlo en práctica.

  1. Desarrollo de las estrategias

Este es el recurso más importante de todos, es el medio primordial por el que llevarás a cabo la estrategia.

  • Además de contar con una batería de publicaciones, debes definir la mejor hora del día para hacerlo y la periodicidad de las mismas de acuerdo a los datos de buyer persona. Se recomienda que este calendario se subdivida por periodos semanales para facilitar su ejecución y medición.
  • Crea publicaciones para épocas del año importantes como la navidad, el día de la madre, del padre, vacaciones, así como eventos sociales, deportivos, culturales si quieres atender una zona geográfica específica.
  • Realiza con regularidad concursos a través de las RRSS.
  • Implementa la creación de anuncios a través campañas de publicidad de pago.
  • Utiliza el email marketing con tu cartera de clientes.
  • Activa las notificaciones push en la App (si la tienes).

Cuarta fase: análisis de resultados

El uso de las métricas es una acción que es transversal a toda la ejecución del plan y que debe realizarse con regularidad para evaluar su desarrollo, corregir faltas, fortalecer aciertos y, de ser necesario, incorporar nuevas estrategias de marketing. Para saber que está funcionando existen los indicadores claves de desempeño o KPI, los cuales se definen en función de los objetivos propuestos.

  1. Calcular el Retorno de inversión (ROI)

El ROI es una métrica qu se utiliza para saber cuánto la empresa ganó a través de sus inversiones. Para calcular el ROI es necesario levantar los ingresos totales, sustraer de estos los costos y, finalmente, dividir ese resultado por los costos totales. Toda campaña representa una inversión que espera ser recompensada con las ganancias que se obtenga. Así que lo primero que tienes que medir es si realmente estás obteniendo el retorno de la inversión en forma de ganancias, de no ser así tu plan no es rentable.

  1. Conocer en coste por adquisición de cliente (CAC)

El CAC es la inversión económica que hemos hecho para conseguir que un consumidor potencial se convierta en una conversión final y adquiera nuestros servicios o productos. Por ello si quieres medir resultados más específicos puedes optar por esta métrica para saber cuánto te está costando captar nuevos clientes y cuáles son los beneficios que obtienes por cada uno de ellos. Esta métrica sé calcula dividiendo el total de lo gastado en marketing para conseguir clientes entre el número de clientes conseguidos con a través de esa inversión.

  1. Medir el CTR

El CTR es el número de clics que obtiene un enlace respecto a su número de impresiones. Saber si tu tasa de conversión ha mejorado te va a mostrar en el corto y mediano plazo la efectividad o no de la campaña. El CTR se calcula en porcentaje y se obtiene dividiendo el número de clics que ha obtenido un enlace entre el número de veces que este ha sido visto por los usuarios, es decir sus impresiones, multiplicado por 100.

  1. Evalúa la métrica de las redes sociales

Las plataformas de comunicación poseen métricas propias que dan cuenta del desempeño de sus suscriptores y el nivel de interacción que tienen. Así que no dejes de lado este indicador.

Si tu tienda online aún no tiene presencia en las redes sociales estás desaprovechando un universo de posibilidades. A fin de cuentas, una estrategia de marketing busca colocar tu negocio cada vez más cerca de los potenciales clientes y, que ellos transitan a todas las horas del día por las redes sociales, allí los puedes conseguir a tan solo un clic de distancia. ¿A qué estás esperando?.

 

Equipo Redacción Alcalink
Web | + entradas

Deja un comentario